Una nevera pequeña de las de tipo habitación de hotel puede llegar a consumir entre 0,40€ y 1,20€ al día más el 18% de Iva en los países comunitarios. Para este consumo hacen falta quemar entre 300 y 700 gramos de carbón.

Una nevera normal de tamaño standart puede consumir entre 0,60€ y 1,70€ al día más impuestos lo que al mes puede suponer alrededor de entre unos 24€ y 56€ al mes.

Una cámara de las que refrigeran bebidas en un bar consume entre 3€ y 6€ día dependiendo de la temperatura del local y las veces que se repone al mes.

Un frigorífico gasta dependiendo del tamaño de este y de las veces que abrimos y cerramos la puerta principal y la del congelador. También influye mucho si está en un sitio ventilado y fresco o caluroso, y por supuesto el contenido.

Lo que trabaje el compresor de este aparato dependerá de la situación y el uso. Por ello es importante concienciarse de que si abrimos a menudo nuestra nevera el gasto es hasta un 10% más que si no la abrimos.

Si sales de viaje no olvides desenchufar la nevera y dejar la puerta abierta para que se ventile.

Consejos para vivir sin nevera.

Vivir sin nevera es posible y no es complicado.

Puedes comer de todo carnes, pescados, mariscos, pastas, verduras y hortalizas lo que debes comprar  productos frescos del día y hacerlos el mismo día que las compras o antes de que perezcan.

También en los supermercados hay una amplia gama de productos enlatados con los que puedes mantener cierta variedad y calidad de alimentación, no por que no tengas nevera vas a comer mal.

Vivir sin nevera es una decisión que cada uno es libre de tomarla o no.

Print Friendly, PDF & Email