Los garbanzos al pimentón podéis consumirlos tanto frescos, cociéndolos previamente después de dejarlos a remojo. También tenéis la opción de comprarlos precocidos, una buena opción si no disponéis de mucho tiempo.