De la Berenjena se comen tanto la piel como las semillas.
No se suele tomar cocidas pues adquieren un sabor muy amargo.
Lo normal es prepararlas fritas, asadas o rellenas.
Para quitarles el amargor, es aconsejable cortarlas en rodajas, sazonarlas con sal y dejarlas reposar durante unos 15 minutos.
Cuando se frían se utilizará aceite de oliva muy caliente, con cuidado de que no se impregnen mucho de él.
Muy apreciada en la dieta mediterranea, la Berenjena es la base de muchos platos.
Es una planta de origen Indio, que puede presentar distintos colores aunque la más común es la violácea o morada.
Es una planta que posee un tallo espinoso ramificado o piloso y sus flores pueden ser de color violáceo o blanco, necesita sol y calor, se puede plantar en bancales o al aire libre, se recolecta durante el mes de julio en España.
La mejor es la madura, de piel tersa y tonalidad intensa y uniforme.
Existen muchas variedades en todo el mundo, pero en España se cultivan comúnmente la clase “morada larga” o también llamada berenjena Catalana y la clase “morada redonda”.

Es rica en calcio y buena para el colesterol.

Print Friendly, PDF & Email