Si estás buscando un alimento que esté lleno de vitaminas, que sea diurético y además retrase el envejecimiento, lo tienes fácil, el calabacín es tu hortaliza ideal. Si a esto le agregamos que con ella se pueden hacer recetas estupendas, pues nos encontramos ante un alimento digno de estar en nuestra dieta habitual.

El origen del calabacín

De donde proviene esta hortaliza es todavía un misterio sin resolver. No se tiene claro si es originaria de América central o de Asia Meridional, pero según la historia en Grecia, en Roma y en Egipto ya se consumía, siendo los árabes quienes lo habían introducido. En cambio en el norte de Europa tardó algo más en llegar, pues no fue hasta el fin de la Segunda Guerra mundial cuando se sitúa la llegada del calabacín.

En Europa los principales exportadores son España y Francia. Y en el continente africano, Marruecos se lleva la palma. Se consumen en prácticamente todo el mundo, pero es en la zona de norte América o en Holanda donde más introducido está.

Su atractivo está en las propiedades

El calabacín es una hortaliza llena de vitaminas muy interesantes para nuestro organismo. Debemos destacar la vitamina C, la B1, B2 y B6, además de poseer ácido fólico. En el caso de los minerales cuenta con el calcio, fósforo, magnesio y potasio, lo que hace ideal para dietas adecuadas para la salud de los huesos.

Por otro lado es una fuente de hidratos de carbono y agua, con la ventaja de que no aporta grasas, lo que la convierte en un potente diurético y un gran aliado en dietas de adelgazamiento. En el campo de la juventud el calabacín tiene mucho que contar, ya que ayuda al colágeno, a los dientes, los huesos, y sobre todo al sistema inmunológico, de este modo se convierte en un alimento lleno de propiedades positivas que intervienen en la salud de personas de cualquier edad.

Cómo tomar el calabacín

El calabacín es un alimento muy sencillo de tomar pues hay mil maneras de comerlo. En la cocina tradicional suele aparecer en pistos, menestras, tortillas, pasteles de verduras, etc… En la alimentación infantil es muy común hacer purés, pues permite agregarle otros condimentos y su ingesta es muy fácil para los pequeños.

Pero también es un elemento adecuado en la alimentación vegetariana y crudivegana, pues el calabacín tanto crudo como cocinado se toma como la pasta, de hecho los vegetarianos cuentan con él en muchas de sus recetas, estando considerado como los espaghetis vegetarianos. Su sabor es muy agradable y por ello la combinación con otros alimentos es muy sencilla. Simplemente crudo con un poco de salsa de soja, o cualquiera que nos guste la convierte en un plato ideal.

Como se puede apreciar, el calabacín es un multiusos increíble al que se le saca mucho partido, fuente de salud y juventud que ayuda a nuestro sistema inmunológico, nuestros huesos y piel a mantenerse sanos y fuertes; y además en nuestra cocina será un elemento imprescindible si queremos realizar recetas ricas y saludables para nuestra familia o amigos.

Mercedes Hidalgo

Print Friendly, PDF & Email