La calabaza  Butternut es una de las verduras más consumidas, por su sabor dulce, y por la gran variedad de utilidades que se le puede dar en la cocina, tanto para recetas saladas, como para recetas dulces.

CALABAZA BUTTERNUT

La calabaza Butternut, se identifica de las demás por su forma de pera y por tener una cáscara o piel más fina. Su pulpa es de un color naranja intenso, de textura suave y sabor dulce.

Es muy apreciada por su aporte nutricional, rica en vitaminas A y C, beta-caroteno, minerales, fibra, ácidos grasos omega 3 y 6, y además, es baja en calorías. Rica en Potasio, Calcio, Magnesio, Hierro, Cobalto Boro, Zinc.

 

Apta para casi todas las dietas

Además al tener bajo contenido calórico te puede ayudar a seguir un estilo de alimentación saludable, bajo en grasas y de fácil digestión, puede ayudar a bajar de peso.

INGREDIENTES

  • 1 calabaza
  • 1/2 taza de quinoa roja
  • 1/2 taza de quinoa blanca
  • 1/2 taza de garbanzos cocidos
  • 1 puerro
  • 2 cebollitas rojas
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 1/2 cucharadita de pimienta blanca
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de miel
  • Hojas de Kale
  • Parmesano en láminas
  • Nueces para decorar
  • Aceite de Oliva virgen extra

PREPARACIÓN

Cortamos la calabaza en dos partes. Vaciamos la calabaza, desechando la parte de las pepitas, y dejando el resto.

Untamos con aceite de oliva.

Colocamos las calabaza boca abajo en la bandeja del horno y las dos cebollitas.

Horneamos 30 minutos a 200º, calor arriba y abajo.

Mientras se hornea la calabaza preparamos el relleno

En una cazuela colocamos los garbanzos juntos con las dos quinoas, cubrimos de agua, y cocemos durante 10 minutos. Escurrimos y reservamos.

Sofreímos el puerro picado, cuando esté sofrito, añadimos la quinoa reservada, y añadimos las dos pimientas y la nuez moscada. Dejamos a fuego bajo unos minutos y reservamos.

Cuando la calabaza esté asada, las sacamos del horno y rellenamos con la mezcla de quinoa, garbanzos y puerro.

En una sartén, con un poco de aceite de oliva, echamos las cebollitas partidas en dos,  a fuego medio, añadimos la soja y la miel, cocinamos un par de minutos. Colocamos las cebollitas en una fuente con la calabaza, y rociamos la salsa de soja y miel por encima de la calabaza, decoramos con hojas de Kale picadas, láminas de parmesano y nueces partidas.

Una receta con dos tipos de sabores, donde mezclamos lo dulce con lo salado, combinando perfectamente con el dulzor de la calabaza y el sabor salado de los garbanzos, el toque amargo lo pone la quinoa, para compensar la mezcla.

Una receta rica, sana para preparar en cualquier momento. Incluso podéis dejarla hecha de un día para otro.

Bego Díaz

Print Friendly, PDF & Email