PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA

Dos de cada tres mujeres descubren que tienen cáncer de mama mediante un auto examen.

Estos están recomendados hacerlos a partir de los veinte años. Muchas mujeres al descubrir algún bulto en la mama tardan en realizar la consulta con el médico. El auto examen es una práctica muy importante aunque secundaria, si se tiene en cuenta la gran cantidad de mamografías que se realizan. De todas maneras está comprobado que el índice de mamografías que se realizan es del 83 por ciento, pero dos tercios de los casos de cáncer de mama se descubre “accidentalmente”  y solo el 23 por ciento es detectado a través de este estudio.

Si nos preguntamos porqué ante una anormalidad las mujeres suelen esperar tanto a realizar la consulta muchas veces es por falta de cobertura médica o por la imposibilidad de abonar una consulta con un especialista. De otra forma resulta difícil pensar porqué una persona deja pasar el tiempo si descubre que tiene algún problema en sus mamas.
El auto examen es también muy importante porque si se encuentra algo llamativo esto hace que concurra más pronto al médico y así poder abordar más rápido cualquier tratamiento.Igual este método se debe completar con estudios clínicos, diagnósticos por imágenes, mamografías o ecografías.
Lo más efectivo y recomendable es realizarse una mamografía una vez al año, después de los 40 años de edad, e incluso antes si la persona tiene antecedentes familiares.

El cáncer de mama se produce a partir de las mutaciones del ácido nucleico que generan anormalidades en las células, y se caracteriza por el crecimiento y reprodución de dichas células enfermas, que terninan invadiendo a las sanas.
Los primeros síntomas es el cambio de color, el tamaño, la textura y la forma del seno y en algunas ocaciones se detectan pequeños pliegues, arrugas o costras.
Al realizar el auto examen se necesita tener buena luz, frente al espejo, colocar los brazos a los costados y buscar hoyuelos, arrugas, rugosidades, enrojecimiento de la piel, secresión en los pezones o cambios en el tamaño y forma de los senos.

Otro método es acostarse boca arriba, colocar un almohadón bajo el hombro izquierdo, colocar la mano izquierda bajo la cabeza y con la mano derecha y los dedos juntos y planos palpar el seno izquierdo. Luego cambiar la posición de los brazos y repetir lo mismo con el otro seno.
Se puede palpar mediante círculos o en líneas, se comienza por la parte superior del seno y luego llegar hasta el pezón y palpar en círculos más pequeños hasta examinar todo el seno.
Si se hace en líneas comenzar en el área de la axila moviendo lentamente los dedos hacia abajo del seno, luego acercarlos hacia el pezón y seguir hacia arriba utilizando el mismo movimiento.

Imprime o comparte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.