Calabaza, más que una verdura

No hay muchas verduras que podamos usar en repostería; calabacín, zanahorias, aguacate y calabaza, esta última es la más utilizada en repostería. La ventaja de usar verduras o frutas en nuestros postres, es que añadimos más nutrientes y propiedades, además de aportar color, sabor y más cremosidad en la textura. Y lo más importante, nos ayudan a reducir la cantidad de azúcar, ya que las verduras o frutas contienen cantidades de azúcar suficiente para endulzar nuestros postres.

Sin duda, una de las tartas más consumidas en todo el mundo, son las tartas de queso, a mi personalmente me apasionan, me encanta su sabor y textura, además, ofrece múltiples combinaciones, usando la receta básica, podemos adaptarla a nuestros gustos.

Igual que me apasionan las tartas de queso, también me gusta añadir fruta y verdura a mis postres, en esta receta, además de optar por una mermelada casera, he añadido calabaza que aporta un sabor especial a la receta.

INGREDIENTES

300 gr. galletas de avena

80 ml. aceite de coco

200 gr. calabaza

3 huevos

600 gr. queso mascarpone

150 gr. azúcar de coco

2 yogures griegos

Ralladura de naranja

Zumo de una naranja

Mermelada de naranja

1. Trituramos las galletas, añadimos el aceite de coco y mezclamos con los dedos, cubrimos la base del molde, reservamos.


2. Cocinamos la calabaza en el microondas durante unos minutos, reservamos.


3. Echamos los huevo junto con el azúcar en un bol, con la ayuda de la batidora o robot de cocina, batimos durante tres minutos.


3. Añadimos la calabaza, el queso, los yogures, el zumo de naranja, la ralladura de naranja, mezclamos hasta integrar los ingredientes.


4. Echamos el relleno en el molde, horneamos a 180º durante 40 minutos, aproximadamente. 


5. Cuando haya enfriado cubrimos con mermelada de naranja casera con un toque de azahar.

Print Friendly, PDF & Email