Cuando hablo de thermomix muchas personas me comentan que no quieren poner aparatos modernos en su hogar, prefieren las cosas a fuego lento, “en puchero de barro es más tradicional y sabe mejor” afirman y razón no les falta, el caso es que pensando sobre este tema creo que si nos aferramos a las tradiciones no avanzamos y me explico.

Si queremos ser tradicionales nosotros mismos tenemos que criar, alimentar y matar a los animales que comemos, puesto que los piensos con los que alimentan a estos de tradicional tiene poco.

Podemos comprar verduras y hortalizas sembradas mediantes sistemas ecológicos sin pesticidas ni modificadas geneticamente, sin embargo los precios de estos productos no están a la altura del consumidor medio. Sí, si que nos gusta la tradición o por lo menos recordarla, pero cumplirla a rajatabla es IMPOSIBLE.

Si no vives como  antes por que te empeñarse en seguir lo que no se puede cumplir.

Si nos gusta la tradición tenemos que cocinar a fuego de leña, y pasar todo el día en la cocina para un simple cocido o un plato normal.

En este artículo no quiero defender ningún punto de vista en particular,  solo quiero hacer ver a nuestros lectores que para seguir tradiciones y formas hoy día se hace muy complicado si queremos ser fieles a este criterio. La misión de este post no es justificar que haya que comprarse thermomix, todo el mundo puede cocinar donde mejor le parezca y hacer las cosas a su forma y gusto, pero debemos ser conscientes de que las cosas de hoy no son en absoluto como las de antes.

Print Friendly, PDF & Email