prevencion cáncer de ovarios

El cáncer se ha convertido con el paso del tiempo en una de las enfermedades que mayor mortalidad da en el mundo. Su detección puede ser compleja en los casos que no presenta síntomas y es recién en fases muy avanzadas cuando el cuerpo comienza a avisar sobre ello.

 

En las mujeres el cáncer de ovario al igual que el de mama son los más peligrosos y los que se dan con mayor frecuencia. Detectarlo a tiempo puede salvarle la vida y ayudar a que los médicos eliminen el tumor antes de que se expanda por el resto del cuerpo.

 

Si sientes síntomas como pérdida de peso, anemia, estreñimiento, necesidad de orinar con mucha frecuencia, sangrado inusual, presión en el abdomen, dolor en la zona lumbar o náuseas es recomendable que acudas a tu médico ginecólogo para que realice una exploración a través de ecografías y biopsias u otro tipo de análisis si así se requieren.

 

 

Si se le detecta el cáncer de ovario, se le derivará a una cirugía. En este tipo de cirugías se pueden extirpar el útero, los ovarios  y trompas de Falopio u extirpar cualquier tipo de ganglio linfático y otros tejidos de la pelvis u abdomen. La eficacia de este tipo de cirugías en el cáncer de ovario es muy alta si se realiza por profesionales con experiencia y si se toma a tiempo.

 

Una vez que se ha realizado la cirugía, la paciente tendrá que realizar exámenes de rutina cada 2 o 4 meses en los primeros años para luego pasar a un período de 6 meses o más ya que existen posibilidades de que el tumor vuelva y haya que ir a cirugía nuevamente.

 

Otro síntoma frecuente que ayuda a detectar el cáncer de ovario es tener ciclos menstruales anormales. Si bien en primera instancia se cree que se puede tratar de estrés hay que tener muy en cuenta que es una causa más que suficiente para sufrir cáncer de ovario.

 

Lo más importante siempre es que ante cualquier tipo de señal que encuentre anormal en su cuerpo consulte a su médico. Recuerda que este cáncer al igual que muchos otros no dan grandes síntomas ni alertas sino que son simplemente pequeñas alteraciones que nos avisan que algo no anda bien. Prestar atención a nuestro cuerpo es la mejor prevención que podemos hacer.

Print Friendly, PDF & Email