cremaaloe
El aceite de cáñamo es muy adecuado para su utilización en productos cosméticos de alta calidad. Con una concentración alrededor del 80 %, los ácidos grasos insaturados del cáñamo tienen una excelentes cualidades para el cuidado de la piel: evitan la pérdida excesiva de humedad o deshidratación, el agrietamiento de la piel y son capaces de apoyar la recuperación parcial de la propia producción de lípidos de la piel.

Hay que hacer una mención especial a su casi exclusiva composición en ácidos grasos esenciales, el ácido linoleico y el ácido alfa-linoleico, y también al raro ácido gamma-linoleico. La aplicación más importante del ácido graso gamma-linoleico (GLA) es para tratar enfermedades de la piel como la neurodermitis, psoriasis, o para ayudar a la cicatrización de heridas. Es posible equilibrar las carencias en ácidos grasos esenciales por medio de la aplicación externa en pomadas o con su aplicación interna (por ejemplo, por medio del aceite de cocina de cáñamo).

Los problemas cosméticos de la piel como la piel seca, descamada o agrietada mejoran favorablemente con un tratamiento exterior con los ácidos grasos esenciales.

Aunque tanto los ácidos grasos esenciales como el ácido graso gamma-linoleico también se encuentra en otros aceites vegetales como los de onagra y de borraja en altas concentraciones, pero en comparación el cáñamo posee dos ventajas adicionales muy importantes:

El cáñamo contiene tanto los ácidos grasos esenciales ácido linoleico y ácido alfa-linoleico en una proporción de 3:1. Esta composición es casi idéntica a la estructura de ácidos grasos de la piel humana (4:1). En comparación, la onagra y la borraja muestran una proporción de al menos 30:1.

Además, no se aplican pesticidas ni herbicidas en el cultivo comercial del cáñamo. En comparación, la onagra y la borraja se cultivan en culturas sensibles a las plagas y a las malas hierbas por lo que se utilizan esos productos nocivos en su cultivo; por el contrario el cáñamo ofrece ventajas ya que su cultivo es saludable y ecológico.

La piel humana no sólo es un órgano sensitivo y un regulador de temperatura, sino que también realiza una importante función defensiva. La piel protege el cuerpo de la pérdida excesiva de agua y de la intrusión no deseada de sustancias y organismos. Las obligaciones más importantes de esta función defensiva son realizadas por la capa exterior, fina de la piel, la llamada stratum corneum o capa cornea de la epidermis. Ésta está compuesta por células de la piel muertas o muriendo que se sujetan juntas por una mezcla de diferentes grasas, al igual que los ladrillos son sujetados por el mortero.

La piel seca se ve favorecida por factores medioambientales, por ejemplo, el aire caliente de calefacción, demasiada exposición al sol, utilización de jabones Fuertes, aditivos de baño poco adecuados u otros detergentes, pero también puede estar causada por la ralentización del metabolismo celular, debido a la edad avanzada o a la diabetes. La piel seca se caracteriza por un “desgrasado” de la piel y un marcado cambio en la composición del tejido calloso. La piel se vuelve literalmente más fina lo que permite una mayor pérdida de la humedad de la piel. El alivio para esta situación puede conseguirse con un mejor aporte de grasas y esto puede alcanzar tanto por medio de la nutrición, como por la aplicación externa de productos para el cuidado de la piel adecuados.

Las ventajas del cáñamo en la fabricación de cosméticos están basadas en los efectos físicos y bioquímicos de sus ácidos grasos. Aunque los ácidos grasos esenciales y el ácido gamma-linoleico aún no eran conocidos el cáñamo ya era utilizado en tiempos de los romanos y de Cleopatra. Nuestros ancestros del medievo también utilizaban ungüentos, lociones y baños de y con cáñamo.

Estas cremas las puedes encontrar desde 10€ en: https://www.facebook.com/cannabiogengrowshop

Print Friendly, PDF & Email