Ya en épocas muy lejanas era conocido por los griegos y los fenicios, y su pesca la efectuaban en las costas de España.
En cuanto a las especies de atunes las más conocidas son el atún blanco, el atún de aletas azules, el atún rosado, el atún barrilete y el atún de aleta amarilla.

El atún de aleta azul es el que más se comercializa  en Japón pues su carne es muy rica y no tiene casi desperdicios. Se suele consumir crudo en el clásico sushi. Es un pez que está en peligro de extinción ya que las flotas pesqueras de los países más poderosos del mundo lo capturan sin ningún tipo de control por parte de los ecologistas. Este tipo de atun es de gran tamaño y come todo lo que encuentra en el mar, inclusive a los peces más chicos que se los tragan directamente.
El atún blanco: Es más pequeño su tamaño y suele pescarse con caña y anzuelo principalmente en las costas españolas. Se comercializa principalmente enlatado.
El atún de  aletas amarillas es generalmente pescado en pescas deportivas y por su tamaño variable lo utilizan para las competencias entre pescadores y deportistas. Se los encuentra mucho en las costas oeste del Pacífico.

El atún barrilete es color azulado, con machas violáceas y rayas negras en la mitad de su cuerpo. Este tipo de atún se lo suele encontrar en las costas de México y se alimenta principalmente de camarones y cangrejos. Se vende generalmente enlatado o congelado.
El atún rojo o rosado: es el tipo de pescado más buscado sobre todo por Japón, por la calidad de su carne. Se alimenta de pequeños peces, como la sardina, la caballa, los calamares, las anchoas…


La carne en general del atún es color rosada y es muy apreciada no solo por su sabor sino porque además contiene tantas propiedades beneficiosas para el organismo que debería incluirse en la dieta por lo menos una vez a la semana. Una de las cualidades esenciales es que no posee espinas pequeñas y por lo tanto se le puede dar con tranquilidad a los niños y ancianos. A los chicos se los debería acostumbrar desde muy pequeños a consumir pescados.
Entre sus innumerables beneficios está la de reducir el riesgo de padecer problemas cardiacos. También ayuda impidiendo la formación de coágulos en la sangre, los que algunas  veces son los causantes de ataques del corazón o derrames cerebrales.
Hace también disminuir los triglicéridos en la sangre, por lo tanto reduce el colesterol y ligado a esto mejora y estabiliza la presión arterial. Colabora en los casos de arterosclerosis, aporta gran cantidad de calcio favoreciendo el fortalecimiento de huesos y dientes.
Posee ácidos grasos del tipo omega 3, muy importantes para el buen funcionamiento del cerebro, además aporta vitaminas E y B, evitando la deshidratación y descamación de la piel.
Se lo puede consumir de formas muy variadas, el que se vende en las pescaderías cortado en filetes, ideal para preparar en milanesas, o al horno, o también en ensaladas, los enlatados que vienen en aceite, o en agua o en ambas cosas, se utilizan para el relleno de tartas, empanadas, mayonesas, para mezclarlo con arroz tipo ensalada, para rellenar huevos, tomates, etc.
Por ser bajo en calorías es importante su consumo ilimitado a la hora de realizar una dieta, porque además de ayudar a disminuir de peso aporta niacina, proteínas y todas las vitaminas que se requiere para estar sano.

Print Friendly, PDF & Email