Esta receta  bien podéis consumirla en caliente o en frío, tipo ensalada, ya que los garbanzos admiten múltiples variedades, y no pueden faltar en una dieta sana y equilibrada. 


El garbanzo es una legumbre con importantes cualidades culinarias y nutritivas. Rico en proteínas, almidón y lípidos, como el ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol. Además, es una gran fuente de fibra y calorías.  


La mejor manera de consumirlos es cociéndolos, y combinándolos con pasta, arroz, pescado, carne o verduras. Recordad, que antes de cocerlos, debemos dejarlos en remojo unas horas, e introducirlos en la olla cuando el agua todavía esté templado, y no haya empezado a hervir. 

INGREDIENTES

200 gr. garbanzos precocidos 

Judías verdes

2 ramitas de romero

2 cucharadas de salsa de soja

2 dientes de ajo

2 cucharadas de aceite de cacahuete

2 cucharadas de aceite de OVE

1 cucharadita de cilantro en polvo

1 cucharada de perejil picado

2 patatas

1. En una cazuela cocemos las judías con las hojas de romero, en agua hirviendo, cuando las judías estén casi cocidas, añadimos las patatas troceadas, y dejamos unos minutos al fuego hasta cocinar las patatas. 


2. En una sartén salteamos los garbanzos con los dos tipos de aceite, el ajo, el cilantro y el perejil, añadimos la salsa de soja, las judías con las patatas bien escurridas, y salteamos todo un par de minutos. 


3. Servimos, en frío o en caliente, si tenéis cacahuetes en casa podéis añadir un puñado  en el último minuto antes de servir, yo no lo hice porque no tenía en ese momento, en mi casa, los frutos secos vuelan a velocidad de la luz!

Print Friendly, PDF & Email