cuinafeliz

¿De dónde procede la palabra Macrobiótica?

–Del Griego Macro- grande y Bios – vida, significa literalmente tener una vida plena y saludable, aplicando los principios que rigen la Naturaleza, a través de los alimentos.

¿En qué consiste la Alimentación Macrobiótica?
-Consumir productos naturales, de estación, locales y preferentemente de cultivo Natural, cocinados de distintas formas dependiendo de la estación y de nuestra condición física.
La base de éste tipo de alimentación son los cereales integrales en grano( arroz integral, mijo, quinoa, maíz, cebada..) combinados con verduras y proteínas vegetales( garbanzos, lentejas, judías..)

Como ingrediente estrella por sus excelentes propiedades se emplea el Miso(condimento salado a base de soja, cebada y/o arroz) para favorecer la formación de B12, antirradiactivo, remineralizante y con los beneficios añadidos de la soja.
Además incorporamos una pequeña cantidad de algas fuente de vitaminas y minerales naturales.

¿De dónde proviene?
AM era la forma de alimentarse de nuestros antepasados y en diferentes poblaciones aún vigente. Comían lo que daba la estación , productos locales y las formas de conservación eran naturales.
Consumían poca carne, cereales integrales molidos en forma de pan o cocinados , verduras, semillas y frutas de estación.
Antes de la globalización y actualmente hay que paises aún conservan las tradiciones gastronómicas, en Italia pasta con legumbres, en el Norte de Africa trigo o cous cous con garbanzos, en Oriente arroz con soja, en Mejico Maíz con judias negras, en Africa mijo, en España trigo….
Los primeros testimonios escritos de éste tipo de Alimentación aparecen en Japón a finales del siglo XIX.
Después de la revolución industrial, la mayoría de la gente abandonó sus hábitos saludables en favor de la comida rápida. Pocos años después comenzarón a aparecer enfermedades y alergias de todo tipo.
Fué entonces cuando se recavó toda ésta alimentación para llevarla y difundirla por Europa y América hasta donde tambien habia llegado la nuevas formas de alimentarse y sus consecuencias nefastas.
Muchos siglos antes concretamente en el V a.deC. el padre de la medicina Hipócrates ya lo testificaba con la frase”Que el alimento sea tu medicina y tu medicina el alimento!

¿Qué aporta la AM?
Hay dos maneras bajo mi punto de vista de recibir los beneficios de la A. Macrobiótica.
Aplicada de una forma más específica se consiguen mejoras en todos los aspectos de la salud, buen funcionamiento del sistema digestivo, circulatorio, nervioso, reproductor.
En ciertos tipos de cáncer también tiene efectos muy positivos.
Aumenta la concentración y la memoria, disminuye el estrés, mejora la calidad del sueño, potencia un buen estado de ánimo, no me canso de enumerar favores.

La calidad de la sangre la proporcionan los alimentos y bebidas que ingerimos, ésta a su vez nutre las células y todos los sistemas del organismo.

Una segunda opción es tener en cuenta sus principios y aplicarlos de forma gradual para conservar una buena calidad de vida a nivel físico y psicológico.

Un consejo
Deberíamos retomar la alquimia que producían nuestras madres y abuelas en la cocina a través de los alimentos.
“Comer bien” crea personas felices, por lo tanto familias felices. Incidiendo en lo que significa el concepto bajo los principios de la Macrobiótica.

Hay muchos mitos como la cantidad de agua que se debe de ingerir al día, el tema de los lácteos si el calcio que aportan es asimilable, la fruta mineraliza o desmineraliza. Conocer los principios de éste tipo de alimentación despeja y demuestra la veracidad de todos y cada uno de ellos.

Pequeños cambios saludables como sustituir el pan blanco por un buen pan integral de calidad, incorporar cereales integrales en las comidas principales como arroz integral, quinoa, mijo…acompañados de verduras y proteínas vegetales como garbanzos, lentejas, alubias…Menos asiduidad en el consumo de carne en favor del pescado blanco de pesca extractiva.

Dejarnos llevar por nuestro instinto natural con buenas bases de conocimiento, para ello recomiendo mis talleres teóricos y prácticos, pero sobretodo poner amor y dedicación en los alimentos que cocinamos.

Para mi la A. Macrobiótica es uno de los grandes regalos que nos ofrece la vida.

 

Francisca Aranda,
Nutricionista, Especialista en Alimentación Natural y Macrobiótica, conoce de primera mano la importancia de comer de acuerdo a los principios naturales.

Print Friendly, PDF & Email