Fuente de vitaminas indiscutible, las frutas que encontramos  en el mercado durante los meses de primavera y verano nos aportan vitalidad, sin apenas sumar calorías a nuestra dieta. ¡ Disfrútalas !

Los meses cálidos de primavera y verano son propicios  para casi todas  las frutas en las que podamos pensar.

 

Al natural, las piezas de fruta acostumbran tomarse  como desayuno o merienda. No obstante, según  la mayoría de  gastrónomos, también es una alimento apropiado para  culminar la comida.

-Fresa. Desde los meses de promavera disponemos, por ejemplo, de fresas. Suelen ser de cultivo, aunque también las hay silvestres, o como las llaman los franceses, del bosque.

 22 inch wheels
22 inch rims

Esta fruta, una de las más delicadas y nutritivas, se presta a muy diversas preparaciones. Casan también con moscatel u otros vinos dulces.

Las fresas silvestres no deben ser lavadas para conservar intactos su sabor y perfume, y conviene comerlas lo antes posible y cuanto más íntegras mejor, porque los frutos cortados pierden con rapidez  su contenido  de vitamina c.

Cereza. Mayo es el mes de las cerezas. Aunque permiten diversas preparaciones, es recomendable tomarlas al natural, solas, ligeramente refrescadas con hielo. En cuanto a sus variedades, éstas son numerosas e invitan a múltiples elaboraciones: la sopa de cerezas que suele preceder a los platos de caza o el pato con cerezas son dos buenos ejemplos.

Por otra parte, es un fruto que deben controlarlo las personas que pretendan conservar la línea, ya que su aporte calórico es alto.

Melocotón: Dulce y jugoso, tiene un delicado aroma y exquisito sabor, y es base de innumerables postres, en cocina tiene algunas  aplicaciones, la que se antoja más curiosa y veraniega: la sopa fría de melocotón, vinculada a la tradición de las grandes sopas eslavas. Excelentes resultan  también los melocotones al vino.

Respecto a sus virtudes nutricionales destaca su alto contenido en potasio y fósforo.

Melón: Los melones que encontramos en nuestros mercados proceden de los más diversos lugares de la geografía del país, aunque se consideran de mayor calidad los de Valencia, Murcia y La Mancha.

En la mesa es, por antonomasia, un postre, pero tiene gran aceptación cuando , al principio de la comida, se nos ofrece acompañado de jamón. Desde el punto de vista dietético, es muy bajo en calorías.

Ciruela: Destaca por su valioso poder  alimenticio con un alto porcentaje de potasio y magnesio, por la gran cantidad de azúcares que contiene, así como por su efecto laxante, tanto fresca como  desecada.

Kiwi: La primavera es la época propicia para el kiwi, esta fruta tiene notables propiedades medicinales al contener sales de calcio, hierro, fósforo, potasio, magnesio y por ser muy rico en vitamina c.

LIGERAS Y SABROSAS

Te mostramos una relación de su aporte calórico aproximado:

-1 taza de cerezas= 50 calorías

-1 ciruela= 30 calorías

-1 chirimoya pequeña= 75 calorías

-1 albaricoque= 20 calorías

-100 g de fresas= 35 calorías

-1 taza de frambuesas= 50 calorías

-1 tajada de melón= 80 calorías

-100 g de moras= 30 calorías

-1 níspero= 30 calorías

– 1 kiwi= 50 calorías

– 1 tajada de sandía= 45 calorías

foto:forbes.com

Print Friendly, PDF & Email