El hierro es uno de los minerales más importantes de nuestro organismo, ofrecérselo, bien sea de origen animal o vegetal es un deber de todos para con nuestra salud. En muchas ocasiones, cuando la persona inicia una dieta sin control médico comete el error de no contar con este mineral lo suficiente, entonces se convierte en una carencia que puede desembocar en anemia si no se atiende a tiempo. El cometido del hierro es fabricar hemoglobina, que es la encargada de transportar oxígeno de los pulmones a los tejidos, por ello hay que darle la importancia que se merece.

El hierro de origen animal

Todos necesitamos hierro sin excepción, pero deben tener en cuenta que hay ciertos grupos en los que es especialmente importante que tomen más de lo habitual, este es el caso de las embarazadas y quienes se encuentren en la fase pre-menopausica, post – menopausica y la adolescencia.

En caso de necesitar un aporte extra, se dice que cuando el hierro es origen animal se puede obtener hasta un 40% más que el de origen vegetal, a este tipo de hierro se le denomina “hemo”, y se encuentra en carnes de vacuno, mariscos, atún, ostras, pollo, pavo, caballa, salmón, etc… Suele ser habitual que en dietas de recuperación de hierro, como puede ser la de aquellas personas que tengan anemia, o cualquier otra afección de esta índole, se incluya cualquiera de los elementos anteriormente nombrados.

El hierro de origen vegetal

A pesar que el hierro se absorbe más cuando es de origen vegetal, esta afirmación es cuestionable, puesto que los vegetarianos no responden a esta carencia más que la población que no lo es. Al parecer la explicación es muy sencilla, y es que cuando se ayuda de la vitamina C la absorción del hierro es muy superior, por lo tanto una buena manera para recuperarlo tanto los vegetarianos como los que no lo son es incluir junto a los alimentos que aportan hierro otros que aporten vitamina C, por lo general, los vegetarianos y veganos suelen mantener una alimentación muy consciente y todo este tipo de combinaciones las tienen muy en cuenta.

Los alimentos de origen vegetal que contienen hierro, llamado “no hemo”, son: cereales integrales, aquí podríamos incluir el pan integral, los frutos secos, frutos desecados, vegetales de hoja verde, legumbres, semillas y en la actualidad se está incluyendo en muchos países el gusto por otro alimento rico en hierro, estas son las algas. Hay infinidad de recetas en las que el elemento principal es este vegetal marino y puede ser un acierto cuando se quiere sorprender.

Es importante, como mencionamos antes, que se acompañe de alimentos ricos en vitamina C, como limones, naranjas, kiwis, fresas, tomate, espinacas, pimientos verdes, para que sea la combinación perfecta.

No aportar fuente de hierro a la dieta habitual puede desembocar en anemia, si la persona nota síntomas como cansancio, dificultad al respirar, vértigo o dolores de cabeza es posible que esté frente a los síntomas de la anemia, por ello es indispensable que se acuda al médico lo antes posible para que no vaya a más y genere complicaciones. Por este motivo, no se recomienda a quienes deseen adelgazar que lo hagan por su cuenta sin la supervisión de un médico, de este modo se evitan riesgos y disgustos, ya que la salud va antes que la estética y solo de este modo podemos tener una imagen saludable.

Mercedes Hidalgo

Print Friendly, PDF & Email