LA PIEL Y SUS CUIDADOS EN BAJAS TEMPERATURA

La piel en época de otoño e invierno comienza a resecarse, por las bajas temperaturas y la sequedad que proporcionan las calefacciones en casa.  Si no la hidratamos adecuadamente, empezaremos a ver los estragos que el sol ha causado en nuestra piel durante la primavera y el verano.

¿Qué hacer?

Realiza un suave peeling que elimine las descamaciones e hidrátala en profundidad (también desde el interior). Asegúrate de seguir una correcta rutina diaria tanto por la mañana como por la noche.

Aprende cómo “Reparar tu piel tras el verano”

Tu piel es extremadamente susceptible a la sequedad durante el invierno debido a diferentes factores como el frío, el viento, la sequedad de los hogares causada por la calefacción o los contrastes de temperatura frío-calor. Si piensas que las radiaciones UV no son un problema en invierno, estás equivocada.

El doble de exposición en nieve

En realidad, la nieve y el hielo reflejan los rayos UV, así que te enfrentas a una doble exposición: la directa del sol y la indirecta (reflejada). En términos precisos, la nieve puede reflejar hasta un 80% de radiación solar, mientras que la arena de la playa lo hace en un 25%.

Crema protectora

Así que, sabiendo esto… ¡utiliza protección solar!

Prebase

En interiores

1º  Utiliza un protector ligero, pre-base o un maquillaje con protección solar.
Si vas a practicar deportes de invierno como esquí o snow, debes saber que estarás expuesto a esa radiación solar que mencionábamos arriba, así que utiliza el Protector Facial y Corporal SPF 50 Sun Zone.

Base de maquillaje

2º ¡Y no te olvides de los labios! Protégelos con un bálsamo nutritivo que evite las grietas y la sequedad.

Bálsamo labial

3º Para el cuidado de la piel corporal, utiliza aceites y cremas hidratantes de almendras, que evitan y previenen la sequedad de la piel.

 

Print Friendly, PDF & Email