La zanahoria es una hortaliza que posee un alto contenido de Vitaminas y es recomendada para toda clase de enfermedades, no tiene contraindicaciones.

Combate los trastornos de la piel: eczemas, erisipelas, psoriasis y también se aconseja su cosumo para quien tiene anorexia o inapetencia, pues sus sustancias estimulan el apetito.

Se recomienda para los niños porque masticarla les ayuda a fortalecer sus dientes, además su jugo depura y elimina los dehechos del organismo, y ayuda a disolver los cálculos biliares.
Tiene un alto porcentaje de potasio, ayuda a potenciar la actividad del riñón, eliminando toxinas y provee de hierro previniendo o curando la anemia.
Es muy útil para eliminar los cólicos, ayuda en los casos de estreñimiento, es diurética, agiliza la menstruación en las mujeres, ayuda a la secreción de leche materna.
Se emplea para eliminar los parásitos intestinales y consumida diariamente su jugo ayuda a mantener el intestino desinflamado, previene la aparición del cáncer de colon y los divertículos.
Para la diarrea infantil se aconseja tomar su jugo.
Disminuye el colesterol, previene la arterosclerosis y es muy eficaz para proteger de la acción nociva de los rayos solares, es por ese motivo que muchos protectores con filtro solar son a base de zanahoria.

Utilizada como mascarilla con su pulpa favorece la textura de la piel y elimina arrugas o evita que aparescan.

Es recomendada en muchos tratamientos para adelgazar y también para mujeres embarazadas pues interviene en el crecimiento del feto, en el desarrollo del cerebro y en el mantenimiento de la temperatura corporal.
Su jugo se bebe crudo, se limpian bien las zanahorias y se rallan o se licuan y al beberlo se obtienen propiedades antisépticas, digestivas y depuradoras de la sangre.
Mezclado con miel y limón su jugo es ideal para combatir las afecciones del pecho o los catarros bronquiales. Tiene una alta dosis de beta caroteno (vitamina A)

Print Friendly, PDF & Email