algas_marinas

El consumo de algas marinas se ha multiplicado en los últimos tiempos. Tanta es la popularidad de estos alimentos que se han incorporado como parte de la dieta alimentaria de muchas personas. Se trata de un alimento rico en omega que ayuda a reducir los niveles de colesterol de cualquier persona. Además, ayuda a la eliminación de grasas y contiene calcio, fósforo y magnesio.

 

 

Para los endocrinos es un complemento ideal ya que regula las glándulas que suelen generar la tiroides y pituitarias entre otro tipo de enfermedades.

 

Existen un sin fin de algas, aunque no todas son comestibles. Dentro de las que podemos consumir encontramos las algas Wakame tiene un sabor similar al pescado conteniendo mucho calcio. Se recomienda especialmente para embarazadas, deportistas y vegetarianos. Las algas Nori tienen mucha fibra, proteínas y micronutrientes por lo que ayudan en cualquier tipo de dieta genérica. Las algas Espirulina ayudan al sistema inmune y son ricas en vitamina B12, ideales para los vegetarianos que necesitan consumir en cantidades este tipo de complemento alimenticio.

 

 

Las algas marinas pueden consumirse de distintas maneras. En el herbolario se suelen vender deshidratadas listas para la cocción. En este caso se pueden coser a fuego lento en agua durante no más de diez minutos, de lo contrario perderán todas sus propiedades. También es posible encontrarlas en polvo. En este caso, no se puede consumir más de una cucharada y media al día diluido en agua, zumo o algún licuado particular.

 

Si no quieres cocinarlas también existen suplementos en pastillas de algas marinas, aunque sus efectos no son los mismos que si se consumen de forma natural.

 

Seguramente si visitas algún restaurante chino podrás encontrar algas marinas en varias de sus comidas como por ejemplo en el sushi o en alguna sopa especial. En estos casos es bueno siempre preguntar de qué tipo de algas marinas se trata para estar seguro de lo que se come.

 

 

La inclusión de las algas marinas a nuestra alimentación nos dará una dieta equilibrada proporcionando aquellos complementos naturales y nutrientes permitiendo que tengamos más energía y que eliminemos naturalmente las grasas saturadas que habitan en nuestro cuerpo.

 

Puede que al comienzo su sabor te parezca un poco extraño pero verás que solo es cuestión de costumbre como cualquier nueva rutina que se incluye en nuestra dieta. Lo importante es que no se consuman solas y que se mezclen con otro tipo de alimentos para que sus efectos sean más potentes.

 

Print Friendly, PDF & Email