Una noche que tenía yo invitados, hice por primera vez este entrante que me había pasado una conocida y que juraba y perjuraba que era sencillo, rápido y exquisito… vamos, de mis preferidos. Así que coloqué la mousse en una fuentecita de cristal y la puse en mitad de la mesa. Una de mis invitadas, cuando lo untó en un biscote, ni corta ni perezosa agarró la divina fuentecita, la colocó a la derecha de su plato y “mariquita el último que se termine la mousse”. Bien me recordaba a una de esas morenazas de Julio Romero de Torres con el cántaro bajo el sovaco… le faltaba ponerse la mousse en lo alto la cadera derecha y con el brazo izquierdo cuchillo en mano venga a darle atracones a la mousse…. Todo un éxito.

Yo esta vez la he untado en rebanadas de molde a las que he cortado la corteza y he aplanado con un rodillo. Después he puesto una loncha de palometa (pudiéndo usarse igualmente anchoas, etc…), lo he enrollado y cubierto con papel film, dejado en la nevera al menos una horita y luego cortado en rodajitas.

Ingredientes:
*1 tarrina de queso philadelphia
*1 sobre de sopa de cebolla (yo la compro en Mercadona)
*1 brick de nata para montar de 200 ml muy fría

Preparación:
*Monta la nata en el vaso de la thermomix con la mariposa,  estando bien fría monta mejor, programa velocidad 3-4, con la mariposa, y con el cubilete puesto en la tapa, controlando a través del mismo el punto de montado.
*Cuando esté montada, y sin quitar la mariposa, echa la tarrina de queso y sigue mezclando unos segundos velocidad 2 y medio.
*Cuando hayas mezclado eso echa MEDIO sobre de sopa de cebolla, así, tal cual en polvo y mezcla de nuevo velocidad 2 y medio.
*Échalo en un taper, aplana la superficie y a la nevera un par de horas al menos.

Print Friendly, PDF & Email