No hay mejor acompañamiento para una buena comida que una rodaja de pan! Y si el pan es casero, mucho mejor, una vez que preparéis vuestro primer pan en casa, volveréis hacerlo, a sacar tiempo para poder comer un pan de verdad, a vuestro gusto, y con los ingredientes que vosotros mismos hayais elegido.

HARINA DE ESPELTA


La harina de espelta es una estupenda fuente de energía, ya que la espelta aporta múltiples vitaminas y minerales indispensables en nuestro organismo, favoreciendo nuestro sistema nervioso y metabolismo, transformándose en energía. También, favorece nuestra digestión, gracias a su alto contenido en fibra dietética y por su facilidad a la hora de digerirse. Aunque la espelta también contiene gluten, esté se disuelve mejor en el agua, por eso es más fácil de digerir que el trigo. 


Os lo digo muchas veces, y quizás me repito mucho, pero el principal motivo por el que  me gusta tanto hacer pan casero, es porque yo elijo los ingredientes, sobre todo el tipo de harina, es un lujo poder adaptar la receta a nuestro gusto, haciendo el pan más nutritivo. 


Además, el pan casero se mantiene fresco varios días, con todo su sabor y textura.


INGREDIENTES

250 gr. harina de fuerza 250 gr. harina de espelta integral 10 gr. sal 5 ml aceite de OVE 300 ml agua tibia 220 gr. masa madre natural  5 ml aceite de sésamo o cacahuete


1. Echamos en el vaso de la Thermomix el agua, el aceite y la levadura, programamos 2 min/37º/vel 2. 
2. Añadimos las harinas y la sal, mezclamos 10 seg/vel 6, añadimos la masa madre y programamos 2 min/vel espiga o amasado, repetimos la operación una vez más.
3. Echamos la masa sobre la mesa enharinada, amasamos con las manos, para dar forma al pan, pincelamos con un poco de aceite de sésamo o cacahuete,  dejamos reposar durante 30 minutos hasta que doble su volumen.
4. Horneamos a 220º durante 40 minutos, yo suelo dejarlo un poco más porque nos gusta la corteza muy tostada. 

pan casero
Print Friendly, PDF & Email