En la  convivencia diaria surgen muchos momentos de conflicto. Algunos no tienen importancia, pero otros  son repetitivos y acabamos discutiendo siempre por lo mismo sin solucionar el problema.En estos casos  merece la pena hacer un esfuerzo por enfocar la situación de otra manera.

La causa del problema.

Analiza  si te pareces a este esquema:una mujer  que se queja constantemente a su marido:”Estoy  harta de hacer  sola todas las cosas de la casa y que tú no hagas nada”. Cuando la conversación  se inicia con tan mal pie, todo termina en una gran discusión y el resultado es un enfado general. Y por supuesto  ella sigue haciendo sola las tareas de casa.

Una  manera correcta de enfocar estos problemas es elegir plantear una situación concreta: “No recoges los platos de la mesa después de comer”. Cuando el diálogo se inicia de esta forma, resulta mucho más sencillo que ambos reconozcan que es una situación evitable que les hace discutir.

Aprender  a hacer críticas.

Saber criticar es decir lo que se opina sin ofender al otro y sugiriendo soluciones al conflicto-

Elegir el momento para dialogar.Si vamos a hablar de un tema que va a generar tención lo primero es escoger el momento adecuado.

Evita abordar el tema mientras  se está haciendo otra cosa(ver televisión, escuchar música …)o cuando el ambiente no sea muy propicio para el diálogo(porque estais cansados, o deprimidos…)

Explicar las razones

Es importante poner  a la otra persona en situación antes de empezar a hablar para que sepa que esperamos de él.

Una vez comenzado el diálogo  evita hacer juicios  generales como”nunca haces nada” o “eres un desastre”,etc.Estos comentarios solo aumentan la agrsividad y no  favorecerán la búsqueda de soluciones.

Ponerse en el lugar del otro

Si queremos que la otra persona nos escuhe,también debemos hacerle ver que entendemos su posición, , que quizá  él tiene sus motivos para actuar así.

Para lograrlo  es bueno plantear  frases del tipo:”Entiendo que llegas cansado del trabajo….”, “Comprendo que  no le das la misma importancia  que yo a esto…”etc.

Espresar como nos sentimos

La mayoría de las veces  sólo nos centramos en explicar los hechos, pero no nos damos cuenta  de lo que verdaderamente nos molesta, es cómo nos sentimos cuando se produce esa situación que  al final acaba en pelea.

Expresar esto a nuestro compañero es fundamental  para que rectifique su actitud.  Emplea frases como”Cuando  actúas asi yo  me siento hundida, desplazada…”

Decir lo que nos gustaría que cambiara. Pero también  es muy importante  reconocer  que una cosa es lo que nos gustaría tener y otra  es lo que ocurrirá de ahora en adelante. Creo es mejor si  tratamos  de llegar a un acuerdo, no de imponer nuestro criterio.

Print Friendly, PDF & Email