Una de cada tres personas adultas sufren las molestias de las piernas cansadas, aunque las mujeres suelen padecer este problema con más frecuencia debido a los cambios hormonales que pueden ocurrir en la menstruación, el embarazo o en la menopausia.

Los malos hábitos en nuestro estilo de vida, como no hacer ejercicio, el sedentarismo y una alimentación desequilibrada pueden originar el problema de las piernas  cansadas. El tipo de vida que llevamos actualmente dista mucho del ideal, ya que estamos todo el día de pie o sentados, y no disponemos de tiempo  para estirarnos o caminar un poco. Otras causas  que afectan  son la obesidad y los factores hereditarios.

La obesidad influye en el sistema circulatorio ,debido a la formación  de placas de colesterol, que no permiten que la sangre llegue por igual a todo el organismo, además de favorecer  a la aparición de varices en las piernas.

Los factores hereditarios también ocasionan que las paredes de las venas pierdan su elasticidad, éstas se vuelven largas y anchas y adquieren un aspecto serpententeante que origina un abultamiento en la piel.

Todas estas razones inciden directamente sobre la circulación  sanguínea y pueden causar la aparición de varices (venas superficiales dilatadas) localizadas en las piernas y que  con frecuencia duelen, se hinchan y hacen sentir las piernas cansadas.

Algunos consejos que  te ayudarán  a evitar que tus piernas se sobrecarguen y sufran sus consecuencias.

-Ropa y  calzado: la  ropa ajustada y los tacones muy altos o excesivamente planos entorpecen la circulación, por ello es conveniente usar  ropa cómoda o tejidos elásticos que no nos opriman y un calzado de entre  tres y cuatro centímetros.

-El sol y las altas temperaturas del verano actúan dilatando los vasos sanguíneos y el empeoramiento de la circulación.Si se toma el sol , es aconsejable mojarse las piernas de vez en cuando, o ducharse con agua fría, alternando con agua tibia porque el agua fría contrae los vasos sanguíneos, evitando la sensación de dolor y de pesadez, y el agua tibia  relaja.Un masaje ascendente o un paseo activará tambien nuestra circulación.

-Es importante no mantener durante mucho tiempo la misma postura, no permanecer mucho tiempo sentado  o de pie.Las piernas cruzadas resultarán muy sensuales pero una  pierna aprisiona la otra y esto dificulta la circulación.En los viajes largos es necesario levantarse cada horay estirar las piernas  caminando un poco.

-Se aconseja  dormir con las piernas ligeramente levantadas, o aprovechar los ratos de ocio para poner los pies en altoy relajar las piernas.

Print Friendly, PDF & Email