No es necesario consultar una bola de cristal para intuir que 2012 será una año complicado. Nos previenen de ello políticos, empresarios y por aupuesto los representantes de los trabajadores.¿ Seguirá creciendo la tasa de desempleo? ¿Sufriremos  más recortes salariales?

O, por el contrario, ¿ veremos por fin germinar los “famosos” brotes verdes, necesarios para impulsar la economía mundial? Sin duda, todos estos temosres e incertidumbres nos revolotean en la cabeza y con ese estado mental es difícil  pensar en el futuro. ¿ Sirve le algo que nos planteemos buenos propósitos laborales cuando a veces la decisión de que se pongan o no en marcha no está  sólo  en nuestras manos?.

 
22 inch wheels
22 inch rims
Por supuesto que sí, una de las cosas que nos hace  supersr las dificultades es  sentir que controlamos lo que ocurre  en nuestra vida. El tener iniciativas para mejorar, evolucionar o crecer siempre nos será de utilidad, aunque lleguemos al extremo de perder el empleo.

 

Si yo me inculco esa actitud, me acompañará siempre y me ayudará tanto en los buenos momentos como en los malos. He elegido cinco de las aspiraciones laborales más habituales – cuestiones  de trabajo que dependen de la propia voluntad personal, no de la decisión del empresario- . Estos son buenos consejos:

-Tener mas formación.

Está claro, ampliando conocimientos aumentan tus posibilidades de promoción. Además de apuntarse a cursos, ¿que conducta hay que tener?. Asume  que eres un producto y que tienes   que lograr tener el mayor valor posible para tus clientes ( las empresas ).Desde esta óptica, para ser cada vez mejor, o incluso para mantenerte en el mercado, debes darte cuenta que tu capacidad es tu mayor tesoro.Por tanto, la responsabilidad de formarte y de mantenerte actualizada permanentemente depende solo de ti. En el  momento en que dejes de aprender, ha empezado tu devaluación.

– Planificarse mejor.

Que no pase una semana más  sin terminar las tareas. ¿ Cómo conseguir una gestión eficaz del tiempo?. Deja de poner el foco en las horas que pasas en la oficina y céntrate en ser más productiva.  Revisa tus hábitos, ahí hallarás pistas para controlar más tu flujo de trabajo.

-Poner freno al estrés.

A veces intentas cumplir con  todo y acabas atrapada por la ansiedad.¿ De que forma prevenirlo ?. El  equilibrio es la clave de la felicidad. No debes perder de vista la importancia de cada una de las dimensiones de tu vida: profesional, personal, familiar y de pareja. Todas son importantes, se deben cuidar, y en todas ellas debes t ratar de encontrar parte de tu  felicidad. Reflexiona  sobre  tu proyecto de vida, y sé valiente para tomar decisiones que te ayuden a mejorar en cada una de sus facetas.

– Empezar a ser proactiva.

Quieres definitivamente tener una actitud  colaboradora y llena de iniciativas en el trabajo. Pero  ¿es realmente útil?, el esforzarnos para desarrollar un talante positivo ante la vida es un salvavidas  que nos protege de los posibles problemas y nos hace disfrutar de las alegrías, aunque sean pequeñas.

-Saber como tratar con el jefe.

Si tienes malas relaciones con tu  superior y quieres cambiarlas, ¿cómo actuar?, las personas se van de una buena empresa si tienen un mal jefe, pero se quedan en las malas cuando hay un buen líder o un buen equipo. Tus relaciones en el trabajo convierten  infiernos en lugares habitables, y paraísos en pesadillas. Cuídalas , sé honesta y siembra, porque la inversión en este campo es rentable.

Print Friendly, PDF & Email