Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en nuestro país.

Aunque  el prototipo de paciente de alto riesgo  cardiovascular  sigue  siendo un varón obeso al que se le asocian muchos factores como la hipertensión, la diabetes o la dislipemia, la enfermedad coronaria en la mujer es también importante puesto que, aunque aparece en edades más tardías, gracias a  la protección que realiza la hormona femenina, cuando se manifiesta es de peor pronóstico  que en el varón. La obesidad, la diabetes, la dieta inadecuada, el tabaquismo, el abuso del alcohol y la inactividad física son las causas que provocan  el que las enfermedades cardiovasculares se produzcan  cada vez a edades más tempranas.

-Te enseñamos a controlar……..

1. El colesterol.

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano y necesario para su normal funcionamiento. La mayor  parte  del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos, especialmente de orígen animal. Se trata de un compuesto indispensable  para el organismo, pero genera  problemas cuando se encuentra en exceso. Uno de  los factoeres  de riesgo más importantes para el desarrollo de enfermedades  cardiovasculares continúa siendo la hiperlipemia, por eso, el principal reto es conseguir que el control lipídico se maneje con la dieta, el ejercicio y la medicación como principales  armas terapéuticas.

-Los diez alimentos “anticolesterol”

Una lista elaborada por la Harvard Medical School incluye los diez alienteos  considerados como más eficaces  para ayudar a  bajar el colesterol. Avena, cebada y otros granos integrales, las legumbres, la berenjena y la okra, los frutos secos, los aceites vegetales ( fundamentalmente el aceite de oliva), frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos, la soja , el pescado graso y ,   en caso preciso, los alimentos enriquecidos con esteroles y estanoles y los suplementos de fibra se incluyen  en la lista de los alimentos “anticolesterol”.

2. Hipertensión

La hipertensión  arterial constituye  uno de los factores de riesgo cardiovascular de  más alta prevalencia a nivel mundial y en España afecta a más de 11millones de españoles, lo que representa entre el  35 y el 40% de la población.

-Todo adultos de mas de 40 años debe vigilar  periódicamente su tensión arterial. Sobre todo si tiene antecedentes familiares de hipertensión.

– Hay que evitar al obesidad. Logrando el peso adecuado, en muchos casos se puede normalizar la presión arterial.

– Evitar  el sedentarismo. Conviene realizar ejercicio físico regualrmente, si es posible al aire  libre, siempre adaptado a sus posiblilidaes reales, no  hay que hacer físicamente más de lo que se puede.

– Disminuye el contenido de sal al preparar las comidas y escoge productos con poca cantidad de sodio en su preparación industrial, rechazando conservas y precocinados.

– Reducir al mínimo  las grasas animales de la dieta y hacerla rica en verduras , legumbres , fruta y fibra.

– No fumar  y evitar ser fumador pasivo.

– Moderar el consumo de bebidas alcoholicas. No tomar más de uno o deos vasos de vino al día y a lo sumo, una bebida alcoholica  a la semana .

3. El sobrepeso

Los facotres genéticos y herediatrios juegan un papel importante en el desarrollo  del riesgo cardiovacular. De hecho la talla y el peso al nacer puedemn determinar el riesgo cardiovascular en la edad adulta. Sin embargo,  los factores ambientales son decisivos, y por tanto el estilo de vida y la alimentación.

– Seguir una dieta variada y equilibrada que incluya frutas y hortalizas , productos lácteos desnatados con esteroles vegatales, cereales integrales, legumbres, pescado, aceite de oliva y frutos secos.

– Reemplazar  algunos alimentos por sus versiones magras o desnatadas permite reducciones muy significativas.

– Respecto a los pescados preferentemente  azules, ricos en grasas “buenas”  para el corazón. Atún, salmón, caballa y sardinas deberían consumirse de forma habitual.

– Los frutos secos son otro gran aliado en la lucha contra el   colesterol por su alto contenido en fibra.

– Además  de la compra, las cocciones son un punto fundamental para garantizar  una alimentación cardiosaludable.

– Abandonar  hábitos nocivos como el tabaco o el alcohol y realizar ejercicio físico de forma regular son igualmente importantes para combatir el colesterol y los demás factores de riesgo cardiovascular.

Print Friendly, PDF & Email