En realidad esto no es una receta, sino una idea para hacer los mejores purés para nuestros niños, ya que los ingredientes de los purés dependen mucho del pediatra que los manda y del niño que los come, así pues os daré un par de consejos para que los pures os salgan ricos y llenos de vitaminas, minerales, etc., y que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes.

  1. Lo primero de todo es no cocer durante mucho tiempo la verdura, ya que con el calor va perdiendo propiedades, la mejor forma de cocinarlos es en la olla exprés y en unos 6 ó 7 minutos como mucho desde empieza a salir el vapor, desde que se ven las 2 rayas rojas, o el puntito, cada olla tiene una manera de avisarnos de que ya está en pleno funcionamiento. Una vez terminado este tiempo, no enfriar bajo el grifo del agua, dejar que se vaya enfriando poco a poco. En este tiempo de enfriamiento es cuando las verduras acaban de cocerse.
  2. Echar muy poca agua, ya que las sales minerales (como el calcio) y las vitaminas (como las del grupo B y la vitamina C) solubles en agua, se quedan gran parte en el caldo de la cocción, por eso es importante echar el agua justa para poder aprovecharla por completo a la hora de hacer el puré.
  3. Es importante dejar sin pelar todas aquellas verduras con piel comestible: zanahoria, nabo, calabacín, etc, ya que en la piel está la fibra, un elemento muy importante para nuestro organismo. Eso si, limpiar muy bien estas verduras bajo el chorro de agua y frotar con un cepillo suave o un estropajo (tipo scotch brite verde) que guardaremos solo para estas cosas. El resto de verduras también las limpiaremos muy bien bajo el chorro, para eliminar toda clase de componentes nocivos que puedan tener.
  4. La Thermomix no es el mejor aparato para cocer las verduras del puré, porque necesita 20 min o más para hacerlo y la verdura es mejor cocerla rápido y a temperaturas más elevadas. Por todos es sabido que la temperatura máxima que alcanza son los 100ºC. Eso si, es la mejor herramienta para hacer un puré cremoso y suave, al que pocos niños se pueden resistir. Gracias a sus cuchillas y la velocidad que adquiere en el punto 9 (Th 21) o 10 (Th 31), los purés se convierten en suaves cremas muy fáciles de digerir.
  5. Una vez podamos abrir la olla, pondremos todo el contenido en el vaso, añadiremos 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra y lo trituraremos a velocidad máxima durante 1 ó 2 minutos, miraremos a ver si ha quedado algún grumo removiendo con la espátula y repetimos la operación, hasta que esté totalmente triturado. El aceite le da un toque espectacular y a la vez, como no lo cocinamos, el aceite guarda todas sus propiedades
  6. La proteína. Si cocemos la proteína (carne, pescado, huevos, etc) en la olla con las verduras, se alterará su composición nutricional, los nutrientes y el agua contenida en el alimento se pierden, ya que necesitan menos tiempo de cocción. La mejor manera de hacerlo sería la siguiente: 1. Mirar que estén completamente libres de cualquier resto de grasas animales, ya que son grasas saturadas y no son buenas para los bebes. 2. Colocarlos por ejemplo en un recipiente de microondas con tapa y cocinarlos en su propio vapor. 3. Añadirlos a la verdura justo antes de triturarla.
  7. No echar sal en las comidas de los bebes. A nosotros nos parecen comidas muy insípidas, pero porque nos hemos acostumbrado a la sal. Ellos sin embargo no conocen otra cosa, y unos purés variados de sabores y colores, les parecerán de lo mas sabrosos.
  8. Es muy importante que cada puré tenga un Carbohidrato (Hidrato de carbono), o sea, algo que le ayude a coger consistencia y que una todos sus elementos, por ejemplo: patata, arroz, legumbres, etc.
  9. Hay verduras de sabor muy fuerte, como las acelgas, por ejemplo. Este tipo de verdura hay que añadirla en poca cantidad, los niños se cansan rápido de lo sabores muy fuertes. Si queréis añadir este tipo de verduras a los purés hacerlo en poca cantidad. Hay otras verduras y hortalizas con sabores muy suaves (nabo, calabaza, espinaca, etc), que a la vez que le dan suavidad en el sabor, le dan color.
  10. Congelar: una vez todo bien trituradito, poner en tuppers individuales y sin esperar a que se enfríen del todo meter al congelador cuanto antes. Si hacéis purés diferentes, sería de gran ayuda poner etiquetas para saber de que es cada puré y asi no sacar 2 dias seguidos el mismo. Para descongelar, sacar del congelador con 24 horas de antelación y antes de dárselo al bebe calentarlo hasta que hierva unos segundos, de esta forma volvemos a esterilizar el puré. Esta acción es mejor hacerla en un cazo al fuego, ya que el microondas solo calienta las gotitas de agua de los alimentos, no todo el conjunto (aunque nos parezca que si). Al echarlo en el cazo no tendrá la consistencia de un puré, pero a medida que lo vayamos calentando y removiendo (con una varilla o un tenedor, para ligarlo todo otra vez) volverá a esa consistencia cremosa que tenía cuando lo hicimos.

Ahora ya en vuestras manos queda hacerles purés ricos y sabrosos a vuestros hijos/as, espero que estos consejitos os sirvan de ayuda.

PD: hay gente que piensa que hay que dar los purés con grumos a los bebes en cuanto empiezan a tener dientes porque de esta manera empiezan a masticar antes y mejor. Yo no tengo nada en contra de estas personas, pero es que a mi personalmente no me gustan nada los grumos, yo no soy capaz de comerme un puré con “trozos”, por esta razón siempre los he hecho suavecitos y cremosos. Hoy es el dia que come absolutamente de todo (verdura, legumbre, pasta, pescado, carne, etc), bueno, hay que quitarle el plato de la mesa, jijijijiji.

Un saludo

Print Friendly, PDF & Email