Muchos sabemos lo que es quemarnos. Rara vez obramos en el momento que nos sucede con rapidez y con conocimiento, lo que nos lleva a menudo a realizar curaciones inapropiadas o ineficaces.

A veces hasta empeoramos las cosas sin quererlo, otras en cambio solo nos limitamos a calmar el dolor y el llanto de quien se accidentó

Los accidentes hogareños a veces son los peores, los hay de todo tipo, tal vez los más frecuentes suelen ser los ocasionados en la cocina.

Aquí van unos consejitos útiles para las quemaduras:

Lo primero que debemos hacer es lavar la zona con agua limpia, o solución fisiológica estéril.

Para el dolor colocar paños frios sobre la zona quemada.

No colocar directamente hielo, ya que puede por el frío producir una lesión mayor.

Luego cubrir la zona con una gasa seca estéril.

Si la quemadura es leve, en la cual sólo hay enrojecimiento de la piel, puede quedar al aire libre sin cubrir.

Si la quemadura es grave y la superficie corporal comprometida sea muy extensa, abrigue a la persona y trasladelo de forma inmediata a un centro médico, ya que puede llevarlo a la muerte.

En el caso de que la persona tenga pedazos de tela adherida a su piel, no las retire, lave la zona con agua y cubra con gasa seca.

Que sea un profesional médico el que realice el procedimiento.

En el caso de que la ropa de la persona se prenda fuego, tirelo al suelo y apague las llamas con trapo, sábanas o directamente con agua.

Nunca trate de apagarlas con tierra o arena ya que puede contaminar las zonas quemadas.

Para conocer un poco más acerca de las quemaduras

Se las clasifica en tres grados según su profundidad:

*1° grado: son quemaduras leves, superficiales. Hay dolor y enrojecimiento de la piel.

*2° grado: El dolor es más intenso, se destruye parte de la piel, la lesión aparece de color rojo con ampollas que se ubican en el centro de la misma o bien abarcan toda su extensión.

*3° grado: La quemadura compromete toda la piel, puede llegar al músculo, hueso. Son graves, el dolor no existe por estar destruidos los receptores nerviosos.Aparece como lesión el color blanquecino o negro.

Por su extensión también tienen una clasificación:

Si se tiene en cuenta el porcentaje de piel afectada por la quemadura, cada zona del cuerpo tiene un porcentaje determinado, de acuerdo al total de la superficie comprometida nos dará un pronóstico de gravedad.

Ejemplo:

20% de superficie quemada: Pronóstico serio.

30% de superficie quemada: Pronóstico sombrío.

40-45% de superficie quemada: Pronóstico letal.

Siempre es bueno mantener a los niños fuera del alcance de los “fuegos” de la cocina. A veces los más pequeños de la casa por su estatura, su torpeza o por desobedecer a los adultos ocasionan accidentes impensados.

Guiarnos por la intuición no basta, debemos tener claro que hacer en estos casos y resolver rápidamente la situación.

Karina Herrera.

Print Friendly, PDF & Email