Si no habéis probado esta rica tarta, típica de lo Valles Pasiegos, en Cantabria. Ya es hora de que la probéis, la receta es muy simple, con ingredientes que todos tenemos en la despensa.

Sólo una recomendación, elegid un buen queso fresco, es la clave, para esta tarta, el queso freso le aporta un sabor característico, eso no quiere decir que solo sabrá a queso, ralladura de limón le aporta frescura, y combinado con la canela que le da el toque exótico. 

INGREDIENTES


250 gr. queso fresco 500 ml. leche  100 gr. mantequilla fundida 175 gr. azúcar moreno o panela 150 gr. harina  2 huevos Ralladura de limón 1/2 cucharadita de canela en polvo


1. Pon en el vaso el queso de Burgos y tritura 10 segundos en velocidad 5.
2. Añadimos, la leche, los huevos, el azúcar, el limón y la canela, programamos 30 segundos, velocidad 6. 
3. Incorporamos la mantequilla y mezclamos 15 segundos, velocidad 4. 
4. Por último, añadimos la harina, programamos 20 segundos, velocidad 6. 
5. Echamos la mezcla en un molde, previamente untado con mantequilla, para que no se pegue, horneamos a 180º durante 50 minutos, calor arriba y abajo, sin ventilador.
* Servir con helado, chocolate caliente o frutas rojas.
* Podéis sustituir la leche por la que más os guste, además, también podéis quitar el azúcar y echar miel, eso ya os lo dejo a vuestro gusto. 

Print Friendly, PDF & Email