A menudo hacemos la compra semanal o mensual y nos encontramos con que hemos pagado una cantidad que a veces no se corresponde con lo que deberíamos haber empleado para ello. Si queremos evitar esto tenemos que tener en cuenta varios factores que hacen que la compra, algo básico, se ponga por las nubes en el precio. Aquí van algunos tips para evitar arruinarnos: